Notas Lighüel Hotel

  • Compartir en:

Atracción fatal…

Si bien comunicarse es uno de los atributos iniciales del ser humano, en el marco del cortejo amoroso, “la voluntad de comunicarse” pasa a ser primordial.

Comprender el proceso de seducción, no es tarea sencilla.  En los animales, esta tarea se atribuye en general al macho, que en pos de convencer a la hembra y de ahuyentar posibles competidores, despliega una artillería implacable con el fin de persuadir a la elegida y desembocar en el encuentro sexual.

Ellas, en cambio, como destinatarias de dicho despliegue, llegan a exagerar su timidez para forzar aún más las exhibiciones de los machos, siempre que no esté en sus planes el rechazo, por supuesto. Está claro que en definitiva, serán Ellas las que decidan.

Los recursos utilizados pueden ir desde sonidos hasta aromas y movimientos que despierten el deseo en el otro.

En Nosotros, poco varían estos comportamientos… Según el Diccionario de la Real Academia Española, “seducir” es en una de sus acepciones, atraer físicamente a alguien con el propósito de obtener de él una relación sexual. Lo que no parece tan claro, es si es Él el encargado de llevar la iniciativa, y  sobre todo, si alguien sabe cómo hacerlo. Desde el siglo XVIII aparecen distintos tipos de pedagogía del arte de Amar y Seducir… Sin duda , es la Seducción, un atributo fuertemente asociado a las mujeres.  Una de sus manifestaciones es la obsesión por el cuidado corporal y la coquetería (que por cierto en estos tiempos, es práctica corriente entre los hombres).  Aunque muchas veces con afán de disimularlo, la búsqueda de la atracción de la mirada, es decir del interés del otro, es el objetivo real al momento de elegir determinada indumentaria, accesorios , cosméticos e inclusive lugares de encuentro propicios. 

Uno de los elementos más antiguos utilizados con estos fines, son las pelucas.  El cabello ha sido siempre un elemento de seducción como en las aves lo son las plumas…  Claro que su cuidado responderá a distintos objetivos:  Un peinado determinado podía identificar en la mujer su disposición a la sexualidad o el embarazo!

Del mismo modo, los cosméticos son desde el Antiguo Egipto un tema de atención. Su valor no tiene precio al momento de compensar debilidades en la Belleza.  Tal es su condición, que desde entonces su conservación o guardado se realiza en un “cofre”, a modo de tesoro.

 

Para qué tantos preparativos

Siempre serán preámbulo de un Encuentro amoroso, cuya consumación se imagina en el marco de un lugar apropiado.  Un lugar donde toda esa energía acumulada pueda liberarse sin inhibiciones y fluir naturalmente… un lugar donde los Sentidos del Placer sean los verdaderos protagonistas.

 


Sabías que?...

El uso de colorete en las mujeres está asociado a un reflejo natural, que se manifiesta en la mujer frente a la excitación sexual.  Los pómulos enrojecen producto de una mayor circulación en los capilares y provoca el enrojecimiento de las mejillas.