Notas Lighüel Hotel

  • Compartir en:

Perfumes con feromonas, un secreto para la seducción

Contienen sustancias que imitan la reacción química del cuerpo durante un estímulo sexual. Para tener a mano cuando el deseo viene en baja o estamos en busca de una nueva historia. 

La "química o piel" existe. Uno de los motivos que lo explica es que los seres humanos contamos con un sistema químico de comunicación sexual, igual a lo que sucede en el reino animal.

Parte de esa conexión inexplicable con el otro se debe a las feromonas, que son sustancias segregadas por hombres y mujeres y que se perciben a través de un segmento situado en la nariz.

Con un estímulo o el contacto físico estas sustancias aumentan y activan el mecanismo de la atracción. Por ejemplo, cuando una pareja se besa en la boca cada uno percibe directamente por el vómero nasal (sitio específico que percibe a las feromonas) la cualidad de esa hormona. Si hay afinidad, se estimula directamente el deseo sexual que aumenta las secreciones de ambos. Incluso se dice que el beso en la boca es la forma en la que el enamoramiento comienza, cuando hay afinidad.

La industria de los perfumes, siempre pendiente de desarrollar fragancias que despierten la atracción, estudió estos mecanismos y desarrolló feromonas químicas, con cualidades similares a las segregadas naturalmente en el encuentro directo.

Para demostrar sus efectos, una empresa del rubro estudió el compartamiento de un grupo de hombres seleccionados. Añadió feromonas a sus perfumes habituales. Después de un tiempo de uso, expresaron que las mujeres los veían más atractivos y sus parejas estaban especialmente cariñosas.

Los productos que contienen estas sustancias -que muchas veces forman parte de líneas de cosmética afrodisíaca o que está enfocada en un concepto de belleza emocional- tienen el poder de aumentar la energía de la seducción y hacer que la persona se vea "más radiante".

 

Estas opciones vienen en versiones para cada sexo. Pueden ser una buena alternativa para los adolescentes, ya que en esta etapa comienzan a acercarse al juego de la seducción y necesitan sentirse más seguros. O para mujeres que están en la menopausia, para contrarrestar la baja del deseo relacionada con la producción de sus hormonas, y obviamente, para todos aquellos que busquen sentirse más atractivos (para conocer a un nuevo amor o levantar la energía de la pareja en los momentos más tibios).

También hay aceites esenciales naturales que componen perfumes convencionales o pueden utilizarse en tratamientos de aromaterapia tienen efectos similares al de las feromonas químicas. El amizcle, el sándalo, el ylang-ylang, el musk y los aceites de orquídeas incrementan la sensualidad y hacen que la persona se sienta más segura y deseada.

El beneficio, sin dudas, no solo tendrá que ver con lo sexual. ¿Porque quien no quiere sentirse siempre con el estado de enamoramiento inicial?